Tolix, Tolix! Veo Tolix por todas partes…

Estoy segura de que la conocéis.

De hecho, estoy segura de que desde un tiempo a esta parte, no os ha pasado desapercibida su presencia en cualquier café, terraza o restaurante de nueva apertura y es que la silla Tolix está en todas partes. Sin excepción, en todas partes.

Tolix

Por eso hoy va a ser la protagonista del blog.

Hablaremos de ella, de sus orígenes y de su estética.

Como sospecho que la seguiremos viendo durante algún tiempo, no estará demás conocerla un poco más.

Allá vamos!

tolix 2

La silla Tolix “A” nace en 1934 y su creador fue Xavier Pauchard.

Es curioso que Pauchard naciese en una zona francesa muy conocida por la madera como fuente principal de materia prima para la producción de muebles.

La familia de Pauchard se dedicaba al tratamiento del Zinc en la región de Le Morvan.

Con tan solo 27 años,  Xavier descubrió cómo proteger el metal de la corrosión. La clave estaba en sumergir los metales en una solución de Zinc fundido y galvanizarlo después.

Así pues puso en marcha una fábrica con la intención de producir productos para el hogar en acero galvanizado.

Y cómo llamó a su fábrica? Adivinen: Tolix.

silla-tolix-2

 

En esa fábrica nace nuestra invitada de hoy. Una pieza representativa de la estética industrial.

En un principio fue pensada para el exterior de ahí los agujeros en el asiento que servían para evacuar el agua.

Pronto los hosteleros empezaron a quejarse porque no era funcional. Les causaba muchos problemas a la hora de apilarlas.

Así que Pauchard tuvo que rediseñarla y en 1956 comercializó el modelo que hoy en día conocemos.

tolix 3

Al afinar la estructura de la pieza, podía ser apilada en lotes de 25 unidades con lo que facilitaba su uso.

 

A finales de la década de los 50 se popularizó tanto que se fabricaban tiradas de 60.000 unidades y se utilizaba en todo tipo de establecimientos: cafés, oficinas, hospitales,…. Y todo gracias a su ligereza versatilidad y resistencia.

 

De hecho, las cerveceras la utilizaban para cerrar tratos con los hosteleros y la regalaban como mobiliario para los cafés.

 

La fábrica Tolix formó parte de la familia Pauchard hasta 2004 momento en el que fue comprada por Chantal Androit, ex directora de la empresa y que junto a  un grupo de empleados de la firma revitalizaron e impulsaron a la marca hacia una segunda juventud.

esturri-taburete tipo tolix

 

Ampliando la gama de productos, y siguiendo con las técnicas artesanales pero con procedimientos actuales, Androit y su equipo han logrado llegar a casi los ocho millones  euros en ventas anuales. Sin eliminar las reminiscencias del pasado, buscan lo bueno que ya existe y lo combinan para realzarlo y mejorarlo pero sin  transformarlo.

 

Así que esta es la historia de la Tolix.

Su versatilidad hace de ella una gran pieza para ser combinada con materiales como la madera y además se adapta perfectamente tanto a viviendas particulares como a establecimientos.

Si se quiere conseguir una estética retro pero funcional, con una gran variedad de colores y a precios asequibles, está claro quién será la elegida!!

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.legal

ACEPTAR
Aviso de cookies